saltar al contenido
ENVÍO GRATIS EN FRANCIA METROPOLITANA A PARTIR DE 60€ DE COMPRA
MUESTRA GRATIS PARA CADA PEDIDO

Bienestar / Medio ambiente

¿Cómo reconocer la ansiedad ecológica (o eco-ansiedad)?

La ecoansiedad se define como un estado de ansiedad crónica que afecta cada vez a más personas preocupadas por los futuros problemas medioambientales y ecológicos. El miedo, la tristeza, la ira y las emociones que despiertan son a veces difíciles de superar y pueden tener un fuerte impacto en la vida de las personas afectadas. ¿Qué es la ecoansiedad, cuáles son sus síntomas y, sobre todo, cómo aliviarla?
image femme a contre jour posée sur un rebord de fenetre avec vue sur la nature montagne

contenido

Catástrofes naturales repetidas, multiplicación de la contaminación, previsiones pesimistas... si por casualidad te sientes preocupado o incluso abrumado por las noticias y los retos medioambientales que se avecinan para preservar nuestro planeta, quizá formes parte del creciente número de personas propensas a la ecoansiedad.

¿Qué es la ansiedad ecológica? ¿Cómo se manifiesta? ¿Cuáles son las soluciones para calmarla? Levantemos el velo sobre este fenómeno que, le aseguramos de entrada, está lejos de ser inevitable.

 

 

La eco-ansiedad: definición


 

El término "eco-ansiedad" procede de la contracción de los términos "ecología" y "ansiedad". A día de hoy, no existe una definición precisa ni un consenso internacional en torno a esta noción que se utiliza cada vez más en los medios de comunicación para describir un fenómeno que afectaría a más del 50% de los franceses, y a fortiori al 72% de los jóvenes de 18 a 24 años, según una encuesta reciente.

Una de las definiciones más completas ha sido ofrecida por investigadores australianos y neozelandeses que definen la ecoansiedad como el conjunto de experiencias de ansiedad relacionadas con las crisis medioambientales. Incluyen tanto la ansiedad relacionada con el cambio climático como la creciente preocupación por la multiplicidad de catástrofes naturales. 

n su libro Eco-ansiedad: vivir serenamente en un mundo dañado, la doctora Alice Desbiolles la describe como la "ansiedad de anticipación" que se puede sentir ante los problemas medioambientales y sociales a los que se enfrenta actualmente nuestra civilización. Cólera, tristeza, miedo, puede hacer aflorar una multitud de emociones negativas, aún más vivas entre las jóvenes generaciones. ¿Por qué?

 

Simplemente porque sus vidas cotidianas están más modificadas que las de las generaciones anteriores, que también ven en ellos a la próxima generación a la que correspondería salvar el planeta... Rechazando el destino, algunos de ellos lloran un ideal de vida y renuncian a sus sueños de infancia para adaptarse, incluso se comprometen para mover las líneas.

 

¿Cree que tiene emociones similares? Aquí le presentamos algunas señales que pueden ayudarle a identificar la ecoansiedad.

 

 

Reconocer la ansiedad ecológica


Es importante precisar que hasta ahora la ansiedad ecológica no se considera una patología. Sin embargo, es un estado de ánimo que puede afectar gravemente a la vida cotidiana. En efecto, esta preocupación crónica genera estrés con un impacto directo en el organismo y sus ritmos.

 

Sin embargo, no siempre es fácil reconocer los síntomas de la ecoansiedad porque son idénticos a los provocados por cualquier otra fuente de estrés. Esto es lo que podemos decir al respecto: insomnio, trastornos alimentarios, dolores de estómago o incluso ataques de ansiedad... Estos signos pueden ser los de la ecoansiedad si los desencadena la preocupación por los problemas ecológicos y las condiciones ambientales actuales.

 

Más allá de los síntomas físicos, el estrés provocado por la ecoansiedad actúa sobre el metabolismo, en particular a través de la producción de las llamadas hormonas del estrés, como la adrenalina y el cortisol. Si la acción de estas sustancias puede ser beneficiosa a corto plazo para hacer frente a una situación determinada, a largo plazo son perjudiciales y pueden dar lugar a patologías. Por lo tanto, es esencial aprender a domar este estado antes de que cause demasiados daños.

 

Además, la ecoansiedad puede llevar a quienes la padecen a cambiar su estilo de vida. Alimentación, transporte, ocio, cada decisión se toma ahora teniendo en cuenta su impacto medioambiental y social. Un enfoque responsable que no hace sino aumentar la carga mental de los afectados.

 

Queda claro que la eco-ansiedad no es inevitable: hay soluciones para calmarse y encontrar un poco de serenidad.

 

 

¿Cómo convivir mejor con la ansiedad ecológica?


 

No nacemos eco-ansiosos, nos convertimos en ello. Por tanto, es posible aprender a superar la ecoansiedad para encontrar ligereza en la vida cotidiana. Para ello, he aquí algunos consejos.

 

La primera: no sumirse en la hiperculpabilidad ni responsabilizarse más de lo necesario. No podemos resolver solos un problema que nos supera. Pero cada uno puede actuar a su escala y, frente al miedo, no hay nada como la acción...

 

Hay muchas formas de implicarse, a su "pequeño" nivel, a través de asociaciones, por ejemplo. Sin convertirse necesariamente en activista, también es posible instaurar nuevos hábitos en casa. Clasificación selectiva, consumo razonado, educación, cada gesto cuenta y refleja el deseo de cambiar las cosas. Optar por consumir marcas comprometidas y responsables es otra forma concreta de apoyar un ecosistema en vías de preservar el medio ambiente y los seres vivos. Pero cuidado, no caigas en la trampa del greenwashing: favorece las marcas que hacen de la sensibilización y la transparencia una prioridad.

 

Más allá de la teoría, ¿qué hacer cuando la emoción es demasiado fuerte y el miedo nos desborda?

 

La eco-ansiedad es siempre el resultado de una proyección. Además, una de las principales claves para calmarla es volver a conectar con el momento presente. Al hacer esto con regularidad, la mente se aleja de las fuentes de preocupación para centrarse en lo que realmente hay en el momento T. Para ello, existen muchas técnicas de conexión a tierra, como la meditación de atención plena, la respiración , el yoga o simplemente volver a conectar con la naturaleza.

 

Además, para combatir los efectos nocivos del estrés en el organismo es necesario llevar un estilo de vida saludable que combine una dieta sana, actividad física regular y descansos. Y como no siempre es evidente, a veces podemos recurrir a soluciones naturales para ayudar al organismo a hacerle frente. Las plantas adaptógenas son especialmente interesantes porque estimulan nuestra resistencia natural al estrés. El Complejo Serenidad de Days Of Confidence , enriquecido con Ashwagandha titulada KSM 66®, contribuye a reequilibrar el sistema nervioso y ayuda a encontrar un buen equilibrio emocional.

 

Por último, en la medida de lo posible, cultivemos el optimismo centrándonos en las soluciones y no en los problemas. Porque sí, las hay, y cada vez más. Desde esta perspectiva, es mejor seleccionar rigurosamente las fuentes de información y preferir los medios independientes. Las redes sociales ofrecen muchos contenidos comprometidos y optimistas que soplan un viento de ligereza vital y necesaria.

 

Para saber más, aquí tiene algunos recursos para informarse y aprender a calmar su ansiedad ecológica:

 

Publicaciones

  • Eco-ansiedad, vivir en paz en un mundo dañado, Dra Alice Desbiolles

  • ¡La eco-ansiedad no pasará de largo! Elise Rousseau

  • Las emociones del cambio climático, Dra Céline Massini y Pr Antoine Pelissolo

  • Pequeña guía de supervivencia para eco-ansiosos, Charline Schmerber

  • El arte de vivir y amar en tiempos de catástrofe, Jean-Yves Leloup

  • Hervée: el detonante ecológico, Maud Zilnyk

 

Podcasts

 

Redes sociales

 

Algunos describen la eco-ansiedad como el mal del siglo. Si no podemos negar el efecto nocivo del estrés crónico que provoca en quienes la padecen, está claro que también es el motor de un cambio positivo. Una vez domada, aglutina y anima el movimiento de toda una generación que arde en deseos de cambiar las cosas. Y, no lo olvidemos, el ser humano ha demostrado en muchas ocasiones su capacidad de adaptarse y reinventarse para seguir habitando este mundo. Quizá podamos creer, por tanto, que lo mejor está por llegar, no cuesta nada intentarlo.

 

eco-ansiedadeco ansiedadansiedad ecológica
¡Algo salió mal, por favor póngase en contacto con nosotros!

SU CARRITO

Su carrito está vacío

Elegir su muestra gratuita

Subtotal 0.00 €
Gastos de envío estimados 6.90 €